PARA REFLEXIONAR… LA PERFECCIÓN DE DIOS.


baseball

Imagina a un padre de un niño discapacitado que se para frente a un grupo de personas y comienza a comentarles lo siguiente:

Decimos que Dios hace todo con perfección. ¿Dónde está la perfección en Shay, mi hijo? Mi hijo no puede comprender las cosas como otros niños. Mi hijo es incapaz de jugar y correr como los demás. Si Dios es perfecto, me gustaría saber dónde está pues la perfección de Dios. Después de pensarlo mucho, creo que creando a un niño como mi hijo, la perfección que busca Dios no es en el niño sino en la reacción de los demás hacia él. He aquí una pequeña anécdota para ilustrar mis declaraciones.

Un día estabamos viendo a un grupo de jóvenes que jugaban beisbol. Shay me dijo: ” ¿Piensas que me dejarían jugar? “. Sabía que Shay no era la clase de compañero de equipo que los chicos buscan normalmente, pero esperaba a pesar de todo que se le permitiera intentarlo. Pedí pues a uno de los jugadores de campo que le permitiera una oportunidad. El jugador reflexiona algunos instantes y dice: “Perdemos por seis carreras y estamos en la octava entrada, creo que puede formar parte del equipo y tener la oportunidad de batear en la novena entrada. Shay lanzó un suspiro enorme. 

Le dijimos a Shay que se pusiera su guante y que tomara posición. Al final de la octava, el equipo de Shay anotó pero todavía había una diferencia de  tres carreras.  Hacia el final de la novena entrada, el equipo de Shay anota otra carrera. El equipo tiene ahora dos carreras de diferencia y todavía una posibilidad de llevarse el partido. Cosa asombrosa, le dan el bate. Todos saben que es casi imposible ganar porque Shay no sabe ni cómo coger el bate, ni cómo golpear una pelota.

Cuando Shay se colocó sobre la zona de recepción, el lanzador se acerca algunos pasos y lanza la pelota bastante despacio para que Shay pueda por lo menos tocarla con el bate. Shay intenta batear torpemente el primer lanzamiento, sin éxito. Uno de sus compañeros de equipo viene en su ayuda y los dos agarran el bate, esperando el próximo lanzamiento. El lanzador se acerca un poco más y muy despacio le echa la pelota a Shay. Con su compañero de equipo, Shay golpea la pelota que rueda hacia el lanzador que la recoge. Habría podido fácilmente lanzarla a la primera base eliminando a Shay y acabando con el juego; pero en vez de eso, el pitcher lanza la pelota muy alta en el campo, lejos de la primera base. Todos ellos se echan a gritar:  ¡Corre a la primera base, Shay! ¡Corre a la primera base! Jamás habría tenido la oportunidad de correr a la primera base. Shay galopa a lo largo de la línea de fondo, totalmente asombrado. Cuando logra la primera base, el receptor de la derecha tiene entre manos la pelota; podría fácilmente lanzarla a la segunda base, lo que eliminaría a Shay que no deja de correr. Pero lanza la pelota arriba hacia la tercera base y todos gritan: ¡Corre a la segunda! ¡Corre a la segunda!  Los corredores delante de Shay se acercan a la segunda base, el adversario se dirige hacia la tercera base y exclama: ¡Corre a la tercera! Cuando Shay pasa por la tercera, los jóvenes de ambos equipos le siguen exclamando: ¡Haz todo el circuito, Shay!

Shay completa el circuito, alcanza la zona de recepción y los jugadores le levantan sobre sus hombros. ¡Shay es un héroe! Acaba de hacer una gran carrera y de ganar el partido para el equipo. Todo ese día estuvo su padre con lágrimas en los ojos.

Estos 18 chicos alcanzaron su propio nivel de la perfección de Dios.

 

 

 

 

Anuncios

6 comentarios en “PARA REFLEXIONAR… LA PERFECCIÓN DE DIOS.

  1. Me gusto mucho esa historia ojala que toda la gente fuera asi y no discriminara ni se burlara si no como en la historia que ayudarn e hicieran sentir bien a una persona…

  2. Acerca de la pregunta: ¿dònde esta la “perfeccion de Dios”? en este tipo de cuestiones como lo son las discapacidades tanto fìsicas como mentales, yo opino que la gente en una primera instancia podrìa pensar que ese tipo de cosas son precisamente la prueba màs grande de que no existe la perfecciòn, sin embargo, la “perfecciòn” es diferente para cada persona, mientras algunos podrìan pensar que la discapacidad del niño de la historia no se acerca a la perfecciòn, habemos otros como el padre (me imagino) que pensamos que la perfecciòn se logra con y gracias a cada detalle que existe en la tierra, incluyendo lo que vemos como “desgracias”; ya que muchas veces (aunque suene extraño) gracias a estas desgracias, las personas cambian su forma de pensar, se desarrollan espiritualmente y crecen como personas. Por esa razòn, pienso que no podemos criticar a “Dios”, la “naturaleza” (o como prefieran llamarle), por la situaciòn de una o varias personas, ya que realmente debemos analizar antes del “por què?”, el “para que?”. Saludos.

  3. Dios es perfecto y nos creo a su imagen y semeganza y estoy muy agradecida con Dios por la mujer tan linda que soy

  4. Agradezco sus comentarios, precisamente la idea de estas reflexiones es compartir una opinión y pensar sobre cosas que muchas veces dejamos de lado.

  5. Me gustaria que incluyeras en nombre del autor y que contaras, que realmente paso, es facil encontrar un escrito y solo publicarlo

  6. Qué tal Erick, la realidad es que el escrito no es para tomárselo tan en serio, sino como un ejemplo para reflexionar. Lo encontré en uno de tantos correos que llegan con presentaciones de Power Point.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s