TEN CUIDADO… SECUESTRO


secuestro

Durante los últimos años el secuestro se ha convertido quizá en la actividad más lucrativa para muchos delincuentes. Desafortunadamente, quienes vivimos en México y en muchos países que sufren de esta situación no estamos exentos de ser víctimas en cualquier momento. El dicho que hace referencia a “tocar madera” es muy popular entre las personas que viven aquí y se refiere a evitar hablar de algo que no es deseado, pero la realidad es que de nada sirve ocultarlo o distraerse en otra cosa cuando es un fenómeno social que existe y se repite día con día.

Esta entrada no tiene como intención hablar de estadísticas, de las modalidades o de la historia del secuestro. Mucho menos tiene como objetivo alarmar a la gente o hacer que se piense en esto durante todo el día. El Dr. Israel Castillo, presidente de la Asociación Mexicana de Psicotraumatología, lo explica con un ejemplo muy claro y sencillo: es como cuando se compra un extintor y se tiene en algún lugar, únicamente se hace esto “por si acaso” y no porque se desee que el lugar se queme; es decir, no se tiene que pensar todo el tiempo en el extintor, sino que será suficiente con saberlo usar y saber que ahí está para cuando se ofrezca. Así, en el caso del secuestro es necesario conocer en qué consiste para que si en algún momento llegara a sucederle a alguien cercano o a nosotros mismos poder actuar con mayor facilidad. La verdad es que no podemos prevenirlo en el sentido de que es algo que queda fuera de nuestras manos, pero sí podemos prepararnos como personas y como familias para saber qué esperar, cómo actuar y a quién recurrir cuando suceda.

A raiz del crecimiento de este problema han surgido muchas asociaciones dedicadas a orientar y aconsejar a las personas para que logren sobrellevar estos problemas, entre las más reconocidas se encuentra México Unido Contra la Delincuencia, No Te Calles y México SOS. Todas ellas han hecho un esfuerzo por  crear manuales y una serie de consejos para que la gente se cuide y evite en la medida de lo posible ser víctima de cualquier delito. Para el caso del secuestro, con base en lo que dicen estos grupos y en lo que he leído al respecto puedo enlistar las siguientes recomendaciones:

– En primer lugar, es indispensable saber que cuando se lleva a cabo un secuestro sólo existen únicamente dos objetivos: el de los delincuentes es obtener dinero y el de la familia debe ser la vida y el bienestar de su  ser querido. Teniendo esto en mente todo el tiempo ayudará para no cometer tonterias o tomar una decisión precipitada.

–  Es importante saber que las bandas de secuestradores tienen todo un método para lograr su objetivo. Dicho método depende mucho más de la manipulación psicológica  que de otra cosa. Esta manipulación psicológica esta basada en la esperanza-desesperanza, esto quiere decir que constantemente van a usar técnicas que les permitan darle esperanza tanto a la familia como a la víctima de salir (para que sepan que vale la pena pagar el rescate), como técnicas en las que intimiden y sepan que no estan jugando y en cualquier momento pueden terminar con la vida del otro. Para esto utilizan, por ejemplo, a un delincuente que se hará pasar como el amigo de la víctima que constantemente lo apoyará y le dará ánimo para que no se rinda (evidentemente a los secuestradores les conviene que su víctima permanezca saludable) y habrá otro que se dedique a amenzarlo y maltratarlo. No hay que olvidar que este es un momento de fragilidad emocional muy fuerte y es sencillo que cualquier persona caiga en este tipo de juegos, pero siempre hay que tener presente ésto precisamente: todo es un juego que tiene los objetivos que ya se mencionaron.

– No es recomendable hacerse el valiente, estando en esta situación es común que la vícitima comience a buscar algún modo para salir o defenderse físicamente. Sin duda alguna, quienes se dedican a esto son personas que no van a tocarse el corazón o a tener paciencia con quienes intenten afectarlos. Más que convertirse en una solución del problema, el intentar algo así pone en mucho peligro la integridad física de la víctima. Lo mejor es espera y confiar que quienes están fuera están haciendo lo mejor posible por arreglar las cosas.

– De la misma manera, es esencial que si se reconoce de alguna forma a los delincuentes no se les haga saber. Quizá se les vió o al escucharlos los identificaron, esto sucede ya que muchas veces los secuestradores tienen alguna relación cercana con la familia del secuestrado. Lo único que lograría una persona que manifestara esto sería la frustración de los victimarios y que ellos decidieran no continuar con el crimen y terminarlo con la muerte de la persona.

– La decisión de reportar o no a la autoridad este delito es de la familia, pero sería importante tomar en cuenta que los grupos policiacos especializados en estos delitos tienen como principal objetivo el preservar la vida de la víctima y no capturar a los delincuentes. En muchas ocasiones la misma autoridad recomienda pagar el rescate y sólo se limitan a ayudar con las negociaciones. Para ser honestos, muchas veces es preferible contar con alguien que pueda aconsejar a la familia y guiarla en esta negociación que querer hacerlo por su cuenta, pero para obtener más información al respecto pueden visitar la página de la Secretaría de Seguridad Pública.

– Es fundamental que quienes contesten el teléfono por primera vez no den más datos hasta estar seguros que el secuestro es real. Una vez confirmado el delito,  no hay que ofrecer cantidades ni asegurar que se pagará lo que ellos piden. Es muy simple, si el secuestrador pide una cantidad y la familia ofrece pagarla inmediatamente, el delincuente sabrá que entonces puede pedir más y esperará hasta que se consiga. La realidad es que cuando son secuestros “tradicionales” (no express), el proceso tardará no menos de dos semanas.

Por todo lo anterior, la Asociación Mexicana de Psicotraumatología recomienda que las familias elaboren un plan (tal como tener un extintor) en caso de secuestro en el que se tomen en cuenta los siguientes puntos:

– Establecer quiénes serían los indicados para hacer la labor de negociación con los delincuentes. El negociador es quien lleva la mayor carga emocional, por lo que se sugiere que sea una persona que sepa controlarse en este tipo de situaciones.

– Saber cuánto dinero podría disponerse para una emergencia de este tipo y en cuánto tiempo podría juntarse.

– Acordar alguna clave para que los familiares puedan decir “estoy bien” o “estoy mal” en caso de emergencia. Llega a suceder que los videos que hacen los secuestradores son falsos, y si en ellos se pudiera decir a la familia que todo está bien ayudaría mucho para que pudieran seguir con la negociación.

– Evidentemente es muy valioso seguir algunas medidas preventivas: no ser ostentosos, mantener comunicación con la familia, evitar lugares riesgosos, procurar cambiar las rutas diarias, no dar información a desconocidos, mantener todo el tiempo cuidado con los niños, etc.

 Quienes han sido víctimas de las diferentes modalidades del secuestro sufren el TEPT (Transtorno de Estres Post Traumático), que se caracteriza entre otras cosas por lo siguiente: pesadillas recurrentes relacionadas con el evento, “flashbacks” o recuerdos súbitos de lo que se vivió, miedo para realizar la actividades diarias y salir a la calle, cambios en las relaciones sociales, pérdida parcial de la memoria y falta de interés por realizar actividades que antes se consideraban atractivas. La intensidad del TEPT es proporcional a la intensidad del evento traumático, es decir, mientas mayor sea el impacto, las consecuencias serán más graves. De esta forma, no sufrirá lo mismo después del evento la persona que fue secuestrada durante algunas horas que la que fue privada de su libertad y maltratada por varias semanas. Un plan como el que se recomienda ayuda a que el trauma sea menor porque se asume el secuestro como algo posible, no deseable, pero posible.

Existen técnicas psicoterapéuticas efectivas para superar este tipo de eventos, la Asociación Mexicana de Psicotraumatología que he mencionado en esta entrada cuenta con una lista de profesionales dedicados a esto.

De ninguna forma soy experto en el tema, esto es simplemente una revisión muy breve de lo que es el secuestro desde el punto de vista psicológico. Ojalá que pueda ayudar en algo y que todos los consejos de estas asociaciones sean tomados en cuenta porque la actualidad así lo exige.

Anuncios

3 comentarios en “TEN CUIDADO… SECUESTRO

  1. Me parece muy interesante tu escrito se podria ampliar mas para saber el delito que se esta comeetiendo hoy en dia el hecho de que los secuestradores cumplan con su condena i despues logren salir y volver a reincidir en el delito de secuestro inclusive desde la carcel planean con los demas reclusos y secuestran por medio de familias. deberian de prohibirles las visitas e inclusive ser castigados mas severamente.

  2. Qué tal blumar4, tienes toda la razón, edité tu comentario porque me parece que lo mejor es que algunos detalles no aparezcan en un blog público, si no estás de acuerdo dime y lo vuelvo a poner como tu lo escribiste. Un saludo y gracias por visitar el blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s