BITÁCORA DOMINICANA… VIDA EXTRACURRICULAR.


Trabajando como profesor en México, en varias ocasiones me enfrenté con la apatía de muchos alumnos para participar en las actividades organizadas fuera del horario escolar. En algunos casos se trataba de la búsqueda de status (era mejor inscribirse en algún club que en el mismo colegio) y en otras simplemente era la falta de motivación por participar. Es cierto, cuando las actividades se hacían con seriedad y ánimo se lograban juntar buenos grupos, pero si tomábamos en cuenta el número de participantes con respecto al total de alumnos la diferencia seguía siendo muy grande.

En el barrio Simón Bolívar la situación es muy diferente. Estoy gratamente sorprendido con la  participación que tienen los jóvenes, niños e incluso algunos otros familiares en las opciones que les brinda su escuela. El Liceo San Juan Bautista De La Salle ofrece algunos talleres para padres y alumnos, clases de guitarra, coro estudiantil, carreras técnicas, convivencias de pastoral, catequesis, entre otras opciones para los muchachos. Todas estas actividades tienen un buen número de participantes que asisten con gusto y ganas de llevarse algo bueno de las mismas.

Por ejemplo, este fin de semana se realizaron algunos partidos de basquetbol entre exalumnos del Liceo y hubo un buen número de asistentes que observaron y apoyaron a sus equipos. Esto es una muestra de la unión que puede existir entre las personas que, aunque en momentos diferentes, han estudiado en una misma escuela y adquirido una identidad que les permite convivir y divertirse de forma muy sana.

Estoy convencido de que esto permite lograr la formación integral y le brinda herramientas a los jóvenes para encontrar un espacio en el que se sientan libres e identificados con quienes comparten sus mismas aficiones. Evidentemente también tienen una gran importancia debido a que le permiten a los muchachos encontrar una forma para descargar su energía y sentimientos que bien podrían manifestarse de otras maneras menos saludables y no aceptadas socialmente.

Desafortunadamente el barrio no cuenta con muchos espacios deportivos, pero las ganas de los jóvenes permiten adecuar lo disponible para lo que se necesite. Seguramente en poco tiempo verán los beneficios de participar en este tipo de actividades y se agradecerán a sí mismo por haberse dado la oportunidad de conocer su escuela fuera del horario habitual, dándole (sin hacer mucho alarde) una extraordinaria vida extracurricular.

Anuncios

3 comentarios en “BITÁCORA DOMINICANA… VIDA EXTRACURRICULAR.

  1. Bien Rodrigo!! me gusta mucho tu blog, ahora encuentra la fórmua y difúndela. Un abrazo Estela

  2. Rodrigo muy buenos tus comentarios y acertados, como me gustaría que aca en México nuestros alumnos y padres de familia se entusiasmaran iigual jajajajaaja bueno no hay que perder la esperanza.

  3. Hola Miss Rita, gracias por los comentarios, me siento halagado con eso de que se me extraña. Ya encontraremos la fórmula para contagiar a la gente de entusiasmo por allá, ya verá. Un abrazo y seguimos en contacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s